domingo, 22 de abril de 2012

Fue irreal

Adoraba las historias que tenían un final. Adorar, adorar... bueno no, simplemente le gustaban. Anhelaba la valentía de escribir un punto y final con un rotulador permanente. En cambio detestaba descubrir que todo lo que había vivido no había sido real. Suponía una sensación formada con todas esas palabras que empiezan con el prefijo des-. Si no había sido real era difícil encontrar motivos para sentir que había merecido la pena. Duro, sí, la realidad era así.


4 comentarios:

  1. ¿Cuándo es real? ¿Cuándo lo es, cuándo lo sentimos así? ¿Cómo saber qué es real? ¿Cómo saber cuando algo termina o cuando no empezó?....
    No creo que nada que me haya hecho nunca feliz pueda no merecer la pena. Real, irreal... cuando la realidad es a veces un concepto tan abstracto que depende de uno mismo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas! Soy de www.cambiandodeperspectiva.blogspot.com
    Como te tenía en la lista de seguidores, te escribo para informarte de que he cambiado la dirección del blog(por lo tanto mis actualizaciones ya no te llegarán). Por si te apetece seguir leyéndome, ahora es www.espiralhiperbolica.blogspot.com
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco sé poner puntos finales. En realidad creo que mucha gente no sabe, y a veces hasta creo que nadie sabe hacerlo. Hay que ser tan valiente para eso.

    ResponderEliminar
  4. Ohhh!!!! Muy interesante leerte, Un placer haber estado por aca. Bendiciones!!

    ResponderEliminar