martes, 13 de marzo de 2012

Debilidad

El cerebro da señales a sus ojos para que se abran. Pesan más que nunca a pesar de las horas de sueño. En la primera inspiración observa que le cuesta respirar y continúa con la espiración. Repite el mismo mecanismo esta vez menos asustada. Después traga saliva y siente un dolor inmenso en la garganta. Le gusta esa sensación porque le hace sentir viva. Podría seguir describiendo como se siente. Continuar por ese dolor permanente en el lado izquierdo del pecho. Algunas veces lo sentía más que otras. Todo dependía de la intensidad con la que sintiera. Había desarrollado la capacidad de controlar sus propios sentimientos. Pero seguía siendo incapaz de decir en voz alta que no le quería sin que le temblara la voz. Tiempo, era todo lo que necesitaba para continuar.

6 comentarios:

  1. El tiempo cura las heridas y ayuda al cerebro y al corazón a afrontar si constante lucha, aunque las palabras digan lo contrario.

    ResponderEliminar
  2. Odio que el tiempo sea necesario. Pero no sólo es necesario sino que en el fondo estamos obligados a que el tiempo pase. El problema es decidir qué hacer mientras tanto. Parece simple, pero en realidad es algo muchísimo más complicado.

    ResponderEliminar
  3. ¡Por la luna y las estrellas! ¿Cómo se puede escribir tan maravillosamente bien? Cada día me asombras más, y hacia bien.
    Muy buena entrada, por si no ha quedado claro xD

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. "Tiempo es lo único que necesitaba para continuar", y lo único que no tenía de sobra.
    Besos
    Sonrie

    ResponderEliminar
  5. "Le gusta esa sensación porque le hace sentir viva"
    Y eso es el resumen de todo, y es tan raro identificarte con palabras de alguien que ni conoces, precioso!

    ResponderEliminar